Inversión en renta vitalicia

¿Qué es?

La renta vitalicia es un contrato, formalizado en escritura pública ante notario, por el que el comprador adquiere la vivienda de una persona mayor a cambio del pago de una cantidad mensual de dinero durante un plazo determinado o el resto de su vida, manteniendo la persona mayor el derecho de uso y disfrute de la vivienda.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es el importe de la cantidad mensual?

Depende de la edad de la persona mayor y del valor de su vivienda. Cuanto mayor sea el valor de la vivienda y la edad de su propietario, mayor importe mensual se debe pagar.

En ocasiones, la persona mayor solicita un importe determinado como pago inicial, que reduce la cifra de la cantidad mensual a pagar por el comprador.

Si quiere saber la cantidad aproximada que deberá pagar a través de una renta vitalicia, consúltelo aquí.

Estas cantidades mensuales son constantes en la mayoría de las operaciones.

¿Qué gastos conlleva para el comprador?

Todos los gastos de la operación de renta vitalicia los soporta el comprador de la vivienda (i.e. los honorarios de Plus 65 por la intermediación en la renta vitalicia, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) y los honorarios del notario y del Registro de la Propiedad).

También los gastos inherentes a la propiedad de la vivienda, como son el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), las derramas extraordinarias de la comunidad y el seguro del continente del hogar.

Ahora bien, mientras la persona mayor continúe habitando en la vivienda, el comprador no deberá pagar los gastos inherentes a cualquier inquilino; esto es, luz, agua, gas, teléfono, etc., así como la tasa de residuos urbanos en aquellos municipios en los que esté en vigor.

¿Cuándo se apropia el comprador del derecho de uso y disfrute de la vivienda?

Tras el fallecimiento de la persona mayor o tras la renuncia voluntaria de ésta, bien porque no desea continuar viviendo en la casa o porque necesita trasladarse a una residencia.

¿Cómo se realiza la formalización?

El contrato de renta vitalicia se formaliza en escritura pública ante notario y se inscribe en el Registro de la Propiedad para garantía de todos.

¿Cuáles son las ventajas para el comprador?

  • Se pueden conseguir rentabilidades medias anuales de entre el 7,5% y el 20%.
  • Las cantidades mensuales a pagar por el comprador suelen ser constantes, por lo que, con el paso del tiempo, su valor relativo disminuye.
  • El comprador adquiere la propiedad de la vivienda desde un primer momento, sin la exigencia de tener que hacer el desembolso del total del importe de la vivienda, por lo que, la única incógnita a despejar, es el momento en el que también adquirirá el uso y disfrute de la misma.
  • El comprador puede utilizar la vivienda adquirida como garantía para conseguir financiación, respetando el derecho de usufructo de la persona mayor.

Modalidades de inversión en renta vitalicia:

01. Renta vitalicia

El comprador adquiere la nuda propiedad y se obliga a pagarle una renta mensual de por vida a la persona mayor, quien mantiene el usufructo vitalicio.

02. Renta temporal

El comprador adquiere la nuda propiedad y se obliga a pagarle una renta mensual durante un plazo determinado a la persona mayor, quien mantiene el usufructo vitalicio. Esta modalidad obliga al comprador a pagar una renta mensual superior a la anterior, pero, a priori, durante menos tiempo.

03. Renta fuera del hogar

El comprador adquiere la nuda propiedad y la persona mayor renuncia al derecho de uso y disfrute sobre la misma. De este modo se incrementa el importe de la cantidad mensual a pagar por el comprador, con el objetivo de permitir a la persona mayor costearse, por ejemplo, el pago de una residencia. Con esta opción, la persona mayor percibe una renta mensual muy superior a la que cobraría si continuara viviendo en la casa.

Contacto

Si está interesado en la inversión en renta vitalicia, no dude en ponerse en contacto con nosotros, para que le informemos sobre las viviendas que se encuentran disponibles.