Blog

Nudas propiedades

nudas propiedades

Cuando hablamos de nudas propiedades hablamos de rentas vitalicias inmobiliarias. La venta de las nudas propiedades estos últimos años se han disparado en España y empiezan a tener presencia en muchas conversaciones sobre todo de mayores. Sus grandes ventajas fiscales respecto a la tributación de la renta y la compensación económica a la que conlleva hace de esta una operación bastante interesante.

Qué es la nuda propiedad

La nuda propiedad se trata de la titularidad que tiene una persona sobre una cosa. En este caso claro está que hablamos de la titularidad de una vivienda. De modo que si una persona mayor de 65 años es el titular de una casa (teniendo el pleno dominio de la vivienda), esta puede vender la nuda propiedad y continuar viviendo en su hogar hasta el día de su fallecimiento. Es una operación muy utilizada para compensar la pensión mediante su casa y además se obtiene más liquidez que si contratásemos la hipoteca inversa (sepa qué le conviene más, si la hipoteca inversa o la renta vitalicia).

Diferencia entre la nuda propiedad y la hipoteca inversa

Sabemos que las nudas propiedades están en pleno auge en España sí, ¿pero realmente cual es la diferencia con la hipoteca inversa? Muy sencillo, en caso de contratar una hipoteca inversa, usted se estará comprometiendo con la una entidad bancaria poniendo su vivienda como garantía para obtener una renta mensual. La renta de las hipotecas inversas pueden ser temporales (hipoteca inversa simple) o vitalicias (hipoteca inversa vitalicia), todo dependerá de las condiciones que elija. Pero el mayor detalle que tiene que saber sobre la hipoteca inversa es que usted podrá recuperar su vivienda siempre que devuelva la deuda generada.

En cambio cuando hablamos de las nudas propiedades, hablamos de una operación cerrada normalmente entre la persona mayor y un inversor. ¿Por qué inversor? El motivo es muy sencillo, la persona mayor le vende la nuda propiedad al inversor, y este obtendrá el usufructo en cuanto finalice el contrato o la personas mayor fallezca. El inversor nunca podrá disfrutar de su vivienda hasta que usted quiera (y así lo refleje en el contrato). A cambio recibirá una renta mensual temporal o vitalicia y esta será mucho mayor que una hipoteca inversa. Eso sí, saber que una vez firmada la operación usted no se podrá echar atrás y no podrá recuperar la vivienda salvo que el inversor no efectúe algún pago mensual. En ese caso la vivienda será suya de nuevo y no tendrá que devolver ninguna de las rentas percibidas hasta el momento.

Como pueden ver la elección no es sencilla, simplemente lo más adecuado es estar bien informado sobre ambas operaciones y ver cuál de ellas se adapta mejor a sus necesidades. Para ello nosotros estamos a su disposición sin ningún tipo de compromiso.

Desde Plus 65 esperamos que el post dirigido a «nudas propiedades» les haya sido de gran ayuda.

Otros artículos que le pueden interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *